FACTORES QUE DETERMINAN LA ATENCIÓN

 

Claudia Adrados

Psicóloga Sanitaria

 

Para entender cómo funciona la atención vamos a imaginarnos que es un foco de luz que va iluminando diferentes objetos, situaciones y estímulos y que deja en penumbra los estímulos que no son iluminados por el foco. Además puede haber una dificultad añadida, ya que ese foco puede recibir llamadas de otros estímulos que están en la penumbra para que también sean iluminados, así que constantemente está cambiando el estímulo al que se atiende. Este es el caso de las personas con TDAH.

La atención se puede poner en marcha tanto de manera voluntaria como involuntaria y existen una serie de variables que pueden influir en la eficacia de cómo atendemos y que nos puede ayudar a mejorar la atención:

  • Estímulos novedosos: ante un estímulo nuevo o sorprendente, damos la respuesta involuntaria de girarnos a ver de qué se trata (respuesta de orientación). Aparece ya en los recién nacidos.
  • Características físicas del estímulo: las que favorecen que prestemos atención son el tamaño (>tamaño, > atención), posición (la parte superior izquierda es la que más nos atrae), novedad y relevancia.
  • Intereses y expectativas: las expectativas positivas favorecen que estemos predispuestos a una mayor atención. Ante una película en la que teníamos altas expectativas y el comienzo no nos gusta, nuestra atención disminuirá.
  • Estado del organismo: por ej, una persona que acaba de llegar a casa del trabajo va a tener la atención y el resto de capacidades cognitivas más disminuidas.

 

 

 

  • Arousal: (ley de Yerkes-Dodson) si los niveles de arousal (activación) son bajos, nos cuesta más concentrarnos, pero si son medios o medio-alto será más sencillo prestar atención. Los niños con TDAH tienen un nivel de arousal bajo (aunque lo lógico sería pensar que estuviese alto, por su hiperactividad), por ello la administración de psicoestimulantes.

El arousal tiene poca relación con la motivación. El nivel de activación es bajo cuando estamos tranquilamente en el sofá y es alto cuando estamos realizando una actividad que requiere una alta activación.

  • Estrés, consumo de drogas y privación de sueño: el estrés, la ansiedad y la depresión provocan una disminución del foco atencional, igual que tras el consumo de alcohol o cualquier otra droga y en situaciones de mucho cansancio.

Aprovecho para destacar dos principios importantes que hacen aumentar la atención del niño:

-Principio de incertidumbre, nos dice que aquellas situaciones que implican una incertidumbre o curiosidad para el alumno aumentan su atención. Se produce una activación del sistema límbico, en la amígdala, muy relacionada con el aprendizaje. En el caso de situaciones escolares o familiares estresantes se produce una sobrestimulación que es perjudicial.

-Principio de gamificación: aquellas actividades que se realizan de forma lúdica se aprenden mejor, y de manera más fácil y divertida. Es recomendable utilizar en la medida de lo posible, herramientas lúdicas como juegos, dispositivos, canciones…para fomentar el aprendizaje